Real People @ Benito Fernandez


“Un trabajador de la moda” como se define él, Benito Fernández (52), quien nació en Buenos Aires, Argentina. Tras estudiar 4 años la carrera de derecho en la UBA, en 1984 ingresó en Flego, escuela de diseño. Un año más tarde fue a París y estudió en Paris American Academy, donde recibió el titulo de Fashion Designer. En 1987 volvió a Buenos Aires e inauguró su primera boutique. Durante algunos años de su carrera fue profesor en la Cámara Argentina de la Moda. Recibió múltiples premios y realizó desfiles internacionales en New York Fashion Week, entre otros. El lugar para la entrevista fue en su nuevo local, ubicado en Matienzo 1616, Las Cañitas. Apenas entramos, su asistente nos hizo sentir muy cómodas y realizó algunos chistes. Benito terminó de atender a una clienta y nos llamó a su oficina. Allí le dimos una caja de bombones y la entrevista comenzó.

Photobucket 

¿Qué te llevó a seguir esta profesión?
-Piensa- La verdad, se ve que la moda mirándola desde lejos, me  gustaba mucho de chiquito y por ahí no la pude saber en ese momento porque no existía la carrera, mi mama no era modista y mi papa no era sastre, por eso era muy difícil pensar esto como carrera. Entonces lo tenia incorporado desde otro lugar, o miraba cosas que hora digo claro por eso las miraba, o en la televisión, como se vestía mi madre. Después de más adolescente, empecé a hacer ropa y era más “raro” para vestirme, entonces fui canalizándolo por donde pude hasta que me decidí, maduré como para poder estudiar diseño y fui a París a estudiar. 

¿Cuántos años estuviste estudiando en Paris?
Casi dos años.

¿Pensaste alguna vez que ibas a ser tan conocido, tan importante para lo que es hoy el mundo de la moda?-Piensa- No. Por ahí había pensado encontrar un lugar, por ahí lo que si siempre sonaba en tener una identidad, que se me reconociera por. No pensaba que podría llegar a los lugares que llegué, pero porque la moda tampoco estaba tan de moda. Ustedes no lo vivieron, pero antes, el diseñador no era tan protagónico, y después vinieron las modelos que siguieron más protagónicas, las top model. Como siempre digo yo, salir en la tapa de una revista como la del canal Utilísima; hacer asociaciones como con Nikon, las correas estampadas; los skins para los Sony Ericsson y Claro; los uniformes de tarjeta naranja; etc., era impensado. Tampoco lo era vestir a Máxima Zorreguieta, nunca pensé poder estar cerca de una princesa europea. Era impensado poder trabajar con Patricia Field, la vestuarista de Sex and The City. La verdad es que me fui sorprendiendo. Lo que siempre me pasó en mi carrera fue que tardé en madurar, pero llegué a lugares muy importantes porque trabajé mucho. Nunca pensé ser “famoso”, eso vino pegado de que los diseñadores empezamos a tener mucho más protagonismo como personajes; y después a raíz de la televisión y de haber dado un personaje divertido, mediático y hacer algunas payasadas, eso me sumó que hoy tenga una posición de masividad muy importante. Estoy haciendo el prêt-à-porter hace un año, lanzo mi perfume ahora y estoy haciendo asociaciones con marcas muy masivas, pero porque mi imagen esta masiva.

¿Sentís que te costó llegar a donde llegaste, o sentís que algunas cosas se te facilitaron?
No, yo “laburé” mucho para poder llegar a donde estoy. Muchísimo, muchas horas, muchos días, postergué mis hijos, muchas cosas. Si tengo en claro que hice mi carrera en un momento en la Argentina donde “la moda está de moda”, donde Máxima es princesa y es argentina. Si tuve suerte en algunas cosas, pero la suerte si vos no estas trabajando pasa por al lado, entonces a mi no me gusta cuando dicen tuve suerte. Yo trabaje, a raíz de que estaba trabajando tuve suerte de estar en un momento de la historia de la moda, en un momento de la historia del país, en un momento de un montón de cosas, que quisieron que mi carrera este donde hoy está; pero la base de mi carrera es el trabajo. Eso es así, no es ni el diseño, es el trabajo. Yo soy un trabajador de la moda.

¿Cómo nos definirías, con tus palabras, la moda?
-Piensa, se ríe- A mi me gusta ver la moda más desde un punto de vista social, a mi me gusta cuando tiene que ver con las manifestaciones de los hombres, con el ser social. Me parece que a través de la moda no solo podes proponer conceptos, si no también hay gente que a través de la moda pertenecen a...; por eso las marcas empezaron a sacar los escudo afuera, porque había gente de determinados ámbitos que necesitaba pertenecer a un status social. Con la moda se cumplen ritos, se expresan ideologías, llevar el saco abierto y desenfadado quiere decir algo, estar de luto quiere decir otra cosa. Digamos la moda a mi me gusta cuando se la ve desde un lugar, desde lo social, desde la manifestación del hombre. Ahí es donde me interesa, donde me engancho.  La moda vista desde lo que se viene y lo que se va a usar y por qué, me parece que esa es una parte más chica de la moda. La moda tiene que vas con el hombre.

¿A quienes de los grandes diseñadores de la moda como Chanel, Givenchy o Dior, consideras grandes revolucionarios de la moda?
Mira hay muchos grandes revolucionarios de la moda, todos los diseñadores que tienen  un estilo propio para mi ya lo son. Uno se recibe de diseñador, pero no es diseñador, lo es cuando tiene un concepto realmente definido y una impronta que se te reconoce y se te lee. Y después sumado a eso hay diseñadores que se han apropiado, eso me parece que es lo mágico que tiene esta carrera, que te da esa posibilidad de, por ejemplo, el vestido rojo de Valentino. Todos han hecho vestidos rojos, pero es de Valentino, como lo es el saco con buena caída de Armani, yo tengo el mismo género  y tengo la misma mordería y no es de Benito Fernández, o  el metal con Pacco Rabanne. Cuando se han apropiado a cosas que son de todos, eso me gusta, me parece que llega a un punto en donde el diseñador, su impronta, es tan fuerte que puede superar tantas barreras y tantos prejuicios. Esos son los diseñadores que a mi me gustan y que admiro.

¿En qué te inspiras a la hora de diseñar?
Normalmente yo soy de buscar texturas, de viajar y de buscar una temática,  o una imagen, o algo que me represente lo que va a ser mi colección.  Así fue con “Ángeles”, “Hadas”, “Embrujo gitano”, “Etnia”, que fue la que llegó al Fashion Week de Nueva York. Con eso después me es mas fácil hacer la bajada de que tipo de modelo necesito para el desfile, que tipo de make-up, pelo, zapatos usar, por ejemplo, en “Hadas” eran chicas mucho mas suaves, mas rubias, los zapatos eran mas tranquilos, era todo gasa; “Embrujo Gitano” eran más morochas, fuertes, miradas fuertes, zapatos más altos, con más taco y plataformas. La temática a mi me ayuda un montón. No digo que sea la única manera de trabajar, hay gente que trabaja sin temática, hay gente que trabaja en plano: dibuja primero y después va armando la colección. Yo necesito así (muestra una gran diversidad de telas que tenia sobre su escritorio), como está en mi escritorio, agarrar los géneros, mezclarlos, ver por donde voy, qué mezclo, qué incorporo, qué saco.

¿Qué prendas que marcaron tendencia en su momento, hoy son un clásico en cuanto a vestimenta? ¿Por qué esas y no otras?
Yo creo que, por ejemplo, cuando Mary Quant impuso la moda de la minifalda era una moda del momento, me parece que después eso se reflejo en lo que la sociedad quería ver, lo que le gustaba y lo que le parecía estéticamente y divertido; y bueno se instauro. Hoy por hoy la minifalda es una de las prendas mas fetiche de todas las colecciones, no hay colecciones, prácticamente, que ya no hagan una minifalda. Entonces, son estas prendas que por ahí se hacen por una moda, por un desafío, o por llamar la atención, y después son las que interpretan las necesidades de las mujeres y de los hombres. Eso lleva a que estas prendas queden instauradas durante muchos años  en el mercado.

¿Cuando crees que empezó el fanatismo por estar a la moda?
-Piensa- El fanatismo a la moda existió siempre, me parece que el fanatismo en los 80’ empezó sobre todo a relacionar la moda con la marca y determinados personajes del mundo, por ejemplo, el fanatismo de todos tener determinada Louis Vuitton, usar zapatillas Diesel o Nike. Determinados estratos sociales empezaron a hacer hincapié en sobre todo las marcas, no tanto en la moda. Me parece que el fanatismo se dio más por eso, por una necesidad de pertenencia. El querer estar a la moda siempre existió, pero en los 80’ y los 90’ hubo como una cosa muy fuerte de que se usa, como, que ir a comprarte, las colas en las tiendas para comprar determinadas marcas. Me parece que eso ya se esta diluyendo porque ya no es lo mismo no, y no hay tanto fanatismo. Yo estoy convencido de que hasta los 80 fue la alta costura la que digito la moda y a partir de los 80 fue el prêt-à-porter, con Nueva York, Siberia, San Pablo, entre otras pasarelas, que tenían otro tipo de marcas, mas masivas. Estas fueron los que dirigieron la moda y donde se hizo esa variación entre pertenecer a una marca y tener el cinturón de, por ejemplo, Dolce&Gabbana, y me parece que ahí hubo como un fanatismo. Surgieron iconos de moda que no tenían que ver con lo que era antes. Antes eran las actrices que ponían de moda determinados diseñadoras, y ahora son también deportistas, ni mejor ni peor, otra manera de ver una realidad que tenemos que vivir. Hoy no se si hay ese fanatismo, porque es la misma calle la que esta haciendo la moda, por eso los coolhunter, los blogs de moda. A mi me interesa mas ver un blog de una chica de dieciséis años , como combina todos esos conjuntos que ver un desfile o ir a ver una vidriera en Paris, de alta costura de Dior; me parece que me divierte más ver que están haciendo ustedes, como se visten. De hecho, las grandes tiendas, los grandes diseñadores, contratan coolhunter o estilitas para sacar moda de la calle. Me parece que todo se va corriendo en la moda, por eso me encanta y me divierte mucho, porque va evolucionando y se va cambiando de lugar. Yo creo que hoy el fanatismo pasa por otros lugares, pero si hubo una época en la moda en donde determinadas prendas o marcas fetiches obsesionaban a la gente.

¿Cómo definirás y explicarías el proceso de expansión en la moda a nivel mundial?
La evolución en la moda empieza como una necesidad de abrigo primero y como una artesanía después, cuando se empiezan a hacer cosas muy elaboradas a mano y de lujo. Después fue evolucionado como el hombre, se fue masificando, antes había muy pocas personas que usaban cosas muy elaboradas y muchas personas que usaban ropas que eran para abrigarse. No tenía que ver con los conceptos que vemos hoy, no pensaban en hacer varios cambios de ropa por día. Me parece que eso fue evolucionando como todo, como la comunicación, por ejemplo, lo normal que es para todos tener un celular. Antes no era así, ahora las grandes marcas tienen que hacer cosas que lleguen a todo el mundo, por eso, empezaron hacer carteras mas chiquitas, remeras. Me parece que hoy el mundo se masifico, se emparejo un montón y esta la necesidad de llegar no solamente con determinados productos, si no que llegar con todos los productos. La moda se encargo de llegar a todo el mundo. Yo acabo de hacer el año pasado unas remeras para Jumbo, esto nos muestra que hoy la moda esta masificada igual que muchos otos productos.

Photobucket
COLECCIÓN P/V 2013 


Desde que practicas tu profesión hubo varios cambios en la moda que se pueden percibir a simple vista. ¿Por qué crees que se dan estos cambios? ¿Son indispensables?
Desde que yo empecé hubo muchísimos cambios, te diría que la moda se formo en estos años sin ser despreciativo de los diseñadores que hubieron antes. Pero me parece que en sí la moda que hay acá en Argentina se formo en estos últimos quince o veinte años,  donde surgieron las agencias de la moda, se profesionalizo, se empezó a querer hacer como una industria. Tal vez nos falta un poco para ser una industria, pero yo creo que todos estos cambios se deben a una evolución de la sociedad, y ha habido muchos.

¿Cada cuánto tiempo crees que se dan estos cambios?
Ahora los tiempos son mucho más vertiginosos, ahora los cambios son más rápidos; la moda es más rápida. Hay cosas que salen y al mes ya se pasan de moda, por eso te tenés que agilizar y estar preparado porque la evolución de esta industria es muy rápida. Antes todo duraba mucho más, los tiempos eran más largos, ahora la verdad que todo es cada vez más rápido. Todo se prepara para que cada vez sea más rápido.

¿Te parece que hay forma de “huir” de la moda o quieras o no siempre estas relacionada con ella?
Si vos miras la moda como lo que se expone en una vidriera en la Av. Alvear, se puede huir de la moda, puedo irme a comprar o hacerme yo algo. Pero me parece que la moda tiene que ver con lo social, si yo veo una vidriera en la Av. Alvear eso es moda, si yo me hago una remera que la corto y le pongo cinco alfileres de gancho, también es moda. Entonces me parece difícil definir que es la moda. Para mi la moda es mucho más abarcadora, por eso no se esta nunca afuera de ella, es imposible. Pero si podes estar afuera si vas a tomar la moda como un nicho chiquito donde se genera determinados “conceptos” que se suponen que deberían usar todas las personas.

¿Crees que la moda y la evolución humana van de la mano? ¿Por qué?
Me parece que la moda acompaña la evolución del hombre. No es más que eso: un acompañamiento a las necesidades del hombre, en muchos casos de la mujer porque es la que más conectada está con esto de la estética y la moda. De hecho la moda tiene que evolucionar en todo sentido. Hoy en día, agarro a cualquiera en la esquina y tiene su laptop o su computadora, su teléfono; una oficina incorporada. Eso era impensado antes. Hace veinte años atrás lo que tienen ustedes hoy en la cartera, morral, en el bolsillo, en la campera, era una oficina de 50 metros cuadrados. Eso a la moda la va cambiando, no es lo mismo, hoy hay que diseñar para otro ritmo de vida. La moda tiene que ir creciendo con nosotros. Te digo esto como en otras cosas, en el cuerpo. Las mujeres ahora van todas al gimnasio, la que menos hace pilates y la que no levanta más pesas que yo. En mi época las chicas de la edad de ustedes jugaban al voley cada veinte días. Y hoy los cuerpos de ustedes son distintos, tienen mucho más músculos, tienen lolas operadas la mayoría. La moda tiene que ir evolucionando también en el concepto de que son el hombre y la mujer.

¿Crees que hoy en día la mayoría de las marcas de ropa buscan el hecho de lograr ventas más que querer innovar en la moda?
La parte comercial es muy difícil de sacar de lado. Pero no vendes si no innovas. Entonces es el huevo y la gallina; me parece que estamos preocupados por las dos cosas: por la venta y por proponer cosas distintas. Tenés que hacer un equilibrio entre las dos cosas.

¿Qué le aconsejarías hoy a un o una estudiante de diseño de indumentaria?
Que trabaje. Son muchos los obstáculos pero hoy la moda está de moda, hay muchas posibilidades, hay muchas competencias clarísimo, pero Argentina tiene potencial para despegar como industria muy importante. En este momento es uno de los países con más capacidad de diseño que hay en el mundo. Siempre digo yo, vamos ahora a Palermo Hollywood y hay diez diseñadores que no los conoce nadie y los diez quedan bien parados en cualquier Fashion Week del mundo. Eso no lo encontrás ni en el Soho. Donde ahora están marcas como Victoria’s Secret, Louis Vuitton, etc. Ese semillero de moda que hay acá no lo encontrás. En Brasil un poco, Bélgica y dos o tres puntos. La verdad el potencial que tiene Argentina es grande. Es trabajar y tratar de trabajar en equipo.

¿Cómo ves la proyección de la moda a futuro?
Es muy difícil porque está cambiando mucho. Los códigos están cambiando mucho, la masividad ha hecho que la moda cambie mucho. Pero lo que yo veo en el futuro de la moda tiene que ver con una moda más dinámica, mucho más cómoda, más accesible. Más interactuada con la gente, donde la persona va a poder hacer más cosas con su ropa.


Entrevista por Emilia Puma

2 comments:

Señorita Totó said...

Grande Benito <3
Te sigo

Anonymous said...

Increible entrevista!
¿Cómo consiguen estas cosas? Son geniales! Son mucho mejores que cualquier revista de moda argentina.
Saludos!

Archive